Eduardo Béjar: «Atalantar el campo»

El académico, naturalista y medalla de oro de Extremadura, Joaquín Araújo, en una reciente entrevista, afirmaba que “la crisis ambiental se resolvería si atalantáramos un poco más al planeta y a nosotros mismos”. Parece que aún hoy en día, a pesar de las nuevas tecnologías y la facilidad para acceder a la información, seguimos sin escuchar lo que los intelectuales nos recomiendan.

En su disertación también nos explica la paradoja de la situación del campo, ya que el mundo en el que se toman todas las decisiones, desde las económicas hasta las culturales, no deja de ser subsidiario, prácticamente un parásito, del mundo de los agricultores y los ganaderos.

La situación del campo ha entrado en el debate político y debe permanecer siempre. Desde la política debemos mejorar la condición del campo, pero también devolverle la dignidad a los agricultores y ganaderos que hacen posible que tengamos nuestras despensas llenas de alimentos.

El gobierno ha anunciado que en los próximos consejos de ministros aprobará medidas para mejorar la ley de la cadena alimentaria, ya que es necesario regular la prohibición de la venta a pérdidas, incluir la referencia de los costes de producción en los contratos entre agricultores y ganaderos con la industria y la distribución, prohibir las prácticas de promoción desleales, evitar la venta a resultas en las cooperativas, potenciar el sector cooperativo y las interprofesionales…

Sin duda un factor clave estará en las negociaciones europeas para que la próxima PAC garantice con sus ayudas la viabilidad del sector primario que está en una situación límite. La solución no es sencilla, porque el problema es complejo, es un problema estructural que afecta no sólo a España, no hay más que recordar las manifestaciones en Francia de los chalecos amarillos o en Alemania.

Con este panorama es fundamental que los partidos políticos trabajen desde las instituciones para encontrar soluciones, que es lo que pide la ciudadanía. Llegar a acuerdos, proponer puntos de encuentro, negociar con la fuerza de la unidad de acción, en lugar de abandonar las instituciones o buscar la división y el conflicto permanente.

Por ello desde el PSOE no se entiende que haya partidos que huyan de las instituciones, como las derechas en Extremadura, y no se presenten a una comisión de estudio aprobada en la Asamblea de Extremadura, cumpliendo un acuerdo de la Junta de Extremadura y las Organizaciones Profesionales Agrarias.

La democracia se fortalece respetando los acuerdos, respetando las decisiones mayoritarias, respetando las instituciones, todo lo que se aleje de esta lógica lo que favorece es la aparición de los populismos y de los radicalismos. En el escenario europeo actual además favorece los discursos más localistas, que tienden al miedo a lo extranjero, al odio y por tanto a la aparición de movimientos de ultraderecha.

Los problemas de la agricultura no han florecido de repente como anticipo de esta primavera adelantada, son problemas estructurales que se van agravando por los bajos precios de venta de los productos agrícolas, que requieren soluciones, pero también mejorar las condiciones del primer trabajo sedentario de la humanidad, que inició una mujer en la tierra fértil de Mesopotamia, que sirvió para modernizar y llenar de prosperidad este planeta y que como decía Joaquín Araújo debemos atalantar.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado por Marketeame