Miguel Á. Morales: «El maltrato en la doble moral del PP»

Estamos acostumbrados, lamentablemente, a que el PP tanto a nivel regional como provincial, sea un fiel seguidor de las costumbres más oscuras de lo peor de la política.

Los señores Monago -presidente regional- y León -presidente provincial- son los mejores ejemplos de ese PP, único partido de la historia juzgado y sentenciado por corrupción, algo que aún aquí, en nuestra tierra, no han explicado, como tantas otras vergüenzas que les rodean.

El Sr. Monago, por ejemplo, se planta en el Senado a -dice él- defender al campo, mientras que cuando gobernaba defendía una PAC para los agricultores millonarios y de sofá que se apropiaron de las mejores subvenciones. Va al Senado a justificarse, pero no explica porqué suprimió los seguros agrarios cuando gobernó esta tierra. Nadie mejor que ellos encarnan la doble moral con la que el PP trata a la ciudadanía extremeña y cacereña.

Doble moral que les lleva a cuando están en la oposición, reivindicar los transportes escolares, pero cuando gobiernan cancelar rutas. Cuando están en la oposición reivindicar la sanidad pública, pero cuando gobiernan cerrar urgencias rurales, cuando están en la oposición exigir más para el hospital de Cáceres, pero cuando gobernaron paralizarlo y desmantelarlo.

Es impresentable que cuando están en la oposición exijan igualdad de trato, pero cuando gobiernan sólo ejecuten inversiones en los municipios con sus siglas. Y todo esto y más, acompañado en estos tiempos con su alianza con la ultraderecha machista, homófoba y xenófoba que les marca la agenda.

Así son y por ello, tanto en Extremadura como en la provincia de Cáceres, tienen minorías absolutas. La doble moral los condena, a demás de la justicia y de seguir así serán irrelevantes en la vida pública.

Por ello, aprovecho desde aquí, por decencia y ética democrática, pedir al PP que sea coherente y pida disculpas a la sociedad por haber permitido al ahora condenado por maltrato, Alfredo Aguilera, optar a la alcaldía de Malpartida de Cáceres.

Y lo exigimos porque el maltrato no es una cuestión doméstica ni una excepción como sus amigos de la ultraderecha les dictan al oído. El maltrato es una lacra que tiene más víctimas mortales que el terrorismo.

Veremos si Laureano León y José Antonio Monago están a la altura o redundan, nuevamente, en su doble moral que los lleva, día sí y día también, a los brazos de Vox, al ridículo y a la insignificancia política.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado por Marketeame