Extremadura exportó tres cuartas partes de la energía eléctrica que produjo en 2018

Extremadura registró un saldo exportador de energía eléctrica del 75,7 por ciento en 2018, año en el que tanto la demanda como la generación de este tipo de energía en la región experimentaron incrementos del 0,7 y del 0,9, respectivamente.

 

Así lo ha explicado en rueda de prensa este miércoles la consejera para la Transición Ecológica y la Sostenibilidad, Olga García, que ha presentado a los medios de comunicación el Balance Eléctrico de Extremadura correspondiente al año 2018.

Respecto al balance general, la consejera ha señalado que la generación total de energía eléctrica en Extremadura fue de 20.981 gigawatios/hora, mientras que la demanda de la región fue de 5.057 gigawatios/hora, lo que arroja un saldo exportador del 75,7 por ciento, es decir, tres cuartas partes de la producción.

En cuanto a la demanda, la consejera ha señalado que esos 5.507 gwh suponen un incremento del  0,7 por ciento respecto al ejercicio de 2017, por encima de la media nacional que se situó en el 0,38 por ciento.

Ese dato supone, además, que se alcanza un nuevo máximo histórico, siguiendo la tendencia de los últimos cuatro años. Olga García ha destacado el valor de este parámetro porque actúa como indicador de la actividad económica.

También relacionada con el dato anterior, la demanda per cápita en el año 2018 se ha situado en 4,71 MWh/habitante, una cifra que tiene un valor meramente estadístico y que, al igual que la demanda total, se sitúa en su máximo histórico.

Por lo que respecta a la generación de energía eléctrica, el valor absoluto se cifra en 20.981 gwh, lo que representa un incremento del 0,9 por ciento respecto a 2017.

La responsable del departamento para la Transición Ecológica ha aclarado que ese incremento se ha producido con el mismo parque de generación de energía, es decir, que no se ha contado con la entrada en servicio de nuevas plantas de producción.

BAJA LA NUCLEAR Y AUMENTA LA RENOVABLE

En cuanto al desglose de la generación de energía eléctrica según la fuente de la que procede, la consejera ha establecido dos grandes bloques. Por una parte, la energía de fuentes no renovables (la de origen nuclear) tuvo una producción de 15.684 gwh, con un descenso del 3,98 por ciento.

Por otro lado, la energía procedente de fuentes renovables se situó en 5.202 gwh, con un incremento del 9,19 por ciento.

Dentro de este apartado, el de las fuentes renovables, destaca el incremento en la producción de energía procedente de centrales hidroeléctricas (un 70,21 por ciento) al ser 2018 un año excepcionalmente húmedo.

Por el contrario, y al registrarse un menor nivel de radiación solar, la generación procedente de centrales solares se redujo en un 20,52 por ciento en el caso de las termoeléctricas y en un 9 por ciento en el de las fotovoltaicas.

Por último, la energía térmica renovable (biomasa y biogás) registró un incremento del 4,21 por ciento.

La consejera ha destacado el hecho de que la producción de energía procedente de fuentes renovables haya vuelto a superar la demanda total de energía eléctrica de la región (concretamente, representa el 102,87 por ciento), tras un año, el 2017, en que no se llegó a superar (un 94 por ciento) debido fundamentalmente a factores climatológicos y pese a que la tendencia en años anteriores a 2017 fue la de estar por encima del 100 por cien.

Asimismo, ha valorado el peso de la tecnología de origen solar a pesar del descenso registrado en 2018, ya que, sumadas las producciones termosolar y fotovoltaica, supusieron el 52,47 % de la demanda extremeña en la anualidad de 2018.

BUEN MOMENTO PARA LAS RENOVABLES

Por otro lado, Olga García ha hecho mención al buen momento que vive Extremadura en cuanto a la llegada de proyectos de generación de energías renovables.

En este sentido, ha indicado que grupos energéticos de todo el mundo, también españoles, y los fondos de inversión han visto como un sector prioritario para invertir las energías renovables, y muy en particular, la energía fotovoltaica.

Para Extremadura, ha señalado, es una gran oportunidad, ya que la Comunidad Autónoma tiene suelo apropiado, una buena red eléctrica y también tiene una alta radiación solar.

En este momento, solo en tecnología solar fotovoltaica, se contabilizan proyectos con viabilidad para conectar a las redes por una potencia total de aproximadamente 8.000 MW.

De ellos, están en tramitación 73 proyectos por una potencia total de 4.500 MW, algunos de los cuales cuentan ya con todas las autorizaciones, y otros, que suman más de 1.300 MW, se encuentran ya en construcción.

La consejera ha añadido que uno de los objetivos del Plan Extremeño Integrado de Energía y Clima 2030 (PIEC), actualmente en elaboración, es que en el horizonte de 2030 Extremadura llegue a albergar el 20 % de las inversiones asociadas al Plan Nacional, que contempla proyectos que suman una potencia de 57.000 MW hasta 2030.

Esto significaría multiplicar por casi 8 veces el parque generador actual de la Comunidad.

Sólo en energías renovables, ha añadido la consejera, la inversión privada que se estima en el PEIEC supera los 8.000 millones de euros.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado por Marketeame