Lara Garlito: «Medidas concretas»

El campo pronunció su nombre en voz alta y hubo quienes descubrieron que la vida existe tras una caja, una lata o un bote, que tenían rostro, familia y que generaban la riqueza que fija población en el territorio. La vida que genera vida. Hubo quien les vio y les reconoció pero, también, hubo quienes solos veían en ellos un descontento útil para su beneficio, hubo quienes se atrevieron a no hacer su labor, a no trabajar por pedir inmediatez y hablar del tiempo como estéril medida, hubo quienes se refirieron al estudio como un muro que impediría la luz, en lugar de ver en él, el puente que lleva a la solución, al diálogo y a la comprensión; pero el tiempo, ¡ése tiempo!, los días, los titulares… y de esos últimos no quedó nada, ni quiera el polvo de un mueble inútil que se mueve por falta de espacio, simplemente quedó la misma nada que aportaron el debate democrático, quedó lo que queda tras el ruido molesto y hueco: la tranquilidad para la concentración necesaria en el trabajo.

Quedó el ejercicio sincero de un gobierno que escuchó y atendió a las peticiones legitimas y justas que hicieron quienes dan su vida y esfuerzo al campo, quedaron medidas concretas bajo un Real Decreto-Ley medidas urgentes para modificar la ley de la cadena alimentaria y prohibir la venta a pérdidas en las que se introduce, como cláusula obligatoria en los contratos, la indicación expresa de que el precio pactado entre agricultores y ganaderos y su primer comprador cubre los costes de producción, se prohíben las actividades promocionales que induzcan a error sobre el precio e imagen de los productos, también la destrucción del valor a lo largo de la cadena y se endurecen las infracciones, se prevé la publicidad de las infracciones graves o muy graves, se introducen modificaciones en la Ley del IRPF para mejorar la tributación en este impuesto de los jóvenes que reciben las ayudas a la primera instalación en los programas de desarrollo rural de las comunidades autónomas, se reduce el número mínimo de jornadas cotizadas (peonadas) para acceder al subsidio por desempleo de trabajadores eventuales agrarios, y se contemplan bonificaciones para la conversión de contratos eventuales en indefinidos o fijos discontinuos.

Medidas ya y ahora, y estoy convencida que se seguirá trabajando en más, porque las mejoras reivindicadas lo necesitarán, y como todos sabemos los remedios para ya y definitivos solo aparecen en los meses previos a la operación bikini, y todos sabemos para qué sirven…

¿Sabéis de qué hablaron los mismos que pedían medidas urgentes al aparecer? De la nada. El campo dejó de importar, los titulares están en otro lugar.

El trabajo siempre prevalece, el estudio siempre enriquece y el diálogo consigue el mejor de los sonidos, ese que, aunque se cierren los ojos siempre construirá el relato, la historia, la vida del día a día.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado por Marketeame