Miguel Á. Morales: «Un futuro renovado y paritario»

Los resultados electorales en Extremadura, municipio a municipio, plasman la voluntad de progreso de la ciudadanía extremeña. Las mayorías son un claro mensaje de lo que piensa la gente y ese pensamiento, que para el PSOE es un mandato, debe ser interpretado correctamente por las administraciones locales, provinciales y regionales.

Si en los últimos años, Extremadura fue la única Comunidad Autónoma española en abrir un nuevo hospital, el de Cáceres, la legislatura que acaba de comenzar debe tener la mirada puesta en un futuro que debemos acometer con paso firme para fortalecer nuestros cimientos y solventar los retos que tenemos.

Despoblación, vivienda, repatriación del talento exiliado por la crisis que recortó el derecho al progreso de una generación, investigación, empleo de calidad e infraestructuras, son segmentos que vamos a abordar con gobiernos renovados y suficientemente fuertes como para tener éxito en los objetivos planteados.

Para afrontar el futuro que queremos construir, el PSOE de la provincia de Cáceres se presentó a la cita electoral de mayo con una renovación real, sin maquillajes, y siendo coherente consigo mismo, que es como se tienden puentes con la sociedad. Antonio Olivenza, nuestro querido compañero recientemente fallecido, nos hablaba del compromiso con el que debíamos encarar cada decisión política, cargada de valores e ideología, porque sin la fortaleza que nos dan nuestras ideas no seríamos nada.,

La igualdad real es el camino, haciendo de la paridad mucho más que una intención, haciendo de la paridad una realidad concreta y contrastable en cada una de las posiciones de relevancia, en cada uno de los puestos de responsabilidad que desempeñen los y las compañeras socialistas cacereñas. La igualdad, sin maquillajes ni componendas, es uno de los principios incuestionables y es también impulso del éxito alcanzado y motor fundamental ante todo lo que debemos afrontar.

Escuchar, debatir, pensar y repensar las opciones para un futuro al que nos enfrentamos día a día, son los verbos a conjugar para que la conducta y la acción desemboquen en cambios positivos para nuestra tierra. La mayoría absoluta es un mandato, sí, pero también una obligación que nos pone a prueba con nuestras convicciones democráticas, las de siempre, las que tan bien encarnaba nuestro querido Antonio.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desarrollado por Marketeame