Javier Antón García: «La Diputación y la Junta han abandonado el mundo rural»

Javier Antón García nos cuenta su experiencia al frente del Ayuntamiento de Guijo de Galisteo.Javier Antón García

Nombre y apellidos: JAVIER ANTÓN GARCÍA.

Edad: 34 AÑOS

Profesión: ABOGADO

Situación familiar: CASADO, 1 HIJA DE 6 AÑOS 

¿Cómo es la gestión municipal en su pueblo?

Complicada debido a que, a la dificultad propia del cargo, hay que añadir que el municipio cuenta con dos pedanías ( El Batán y Valrío) y supone tener que hacerlo todo por triplicado. 

Lo mejor y lo peor de estos 4 años de legislatura

Lo mejor: La buena gestión económica municipal que ha permitido mantener todos los servicios, incluso ampliándolos en algún caso, sin despedir a ningún empleado público.

Lo peor: La cantidad de proyectos no realizados por el abandono de lo rural al que nos ha sometido la derecha desde la Diputación de Cáceres y la Junta de Extremadura.  

¿Qué necesita tu pueblo?

Guijo de Galisteo, El Batán y Valrío necesitan más empleo y de mayor calidad promovidos desde las administraciones públicas provinciales y autonómicas. 

¿Qué esperas del futuro político de tu pueblo, la provincia y la región?

Deseo una victoria socialista en las próximas elecciones que provoquen un cambio de políticas sociales y de empleo, donde las administraciones estén al servicio de todos los ciudadanos y no solo de unos cuantos. 

¿Qué debe hacer el PSOE si gana las elecciones?

Urgente desarrollo de un plan de reactivación económica que genere empleo en cantidad y calidad suficientes; además recuperación para el pueblo de los derechos sociales, económicos y de todo tipo que han cercenado los recortes del PP

Te puede interesar

Eduardo Béjar: «La política como solución»

Eduardo Béjar: «La política como solución»

Joaquín Araújo en su último libro “Los árboles te enseñarán a ver el bosque” nos deleita con profundas reflexiones sobre la Natura, sobre cómo cuidar los bosques para que nos atalanten, para que nos den vida, un libro lleno de sentido, de poesía, de esperanza, pero...