Lara Garlito: «La negociación y sus frutos»

Conocer y gestionar el arte de la negociación es siempre un bien muy codiciado, hay infinitud de bibliografía dedicada a ello, maestría en su formación e incluso la compra de biografías, a veces, solo van destinadas a encontrar los secretos o talentos de esa persona para poder imitarlos; así que me siento un tanto cohibida ante la pretensión de poder abordar la complejidad de esta materia sobre estas líneas.

El lunes escuchaba atentamente a la vicepresidenta primera de la Junta de Extremadura, Pilar Blanco-Morales, en su rueda de prensa. Extremadura recibirá un importe de 2.725 millones de euros de los Fondos de Cohesión 2021-2027, lo que supone un incremento del 22,3 por ciento respecto al programa operativo de 2014-2020, 500 millones más de euros. Extremadura gestionará directamente 1.344 millones.

500 millones de euros más para Extremadura con respecto a la misma negociación que se llevó a cabo con el gobierno popular de José Antonio Monago. Una negociación exhibida durante años en la Asamblea de Extremadura en cualquier ocasión como mérito único y personal.

Desconozco si la pompa y el tambor sirven en las negociaciones o si para unas posteriores con mejores resultados deben emplearse, porque como dije al comienzo ante este amplio saber me resulta un tanto arduo; lo que sí observo y valoro de este gobierno socialista es su trabajo incansable y eficaz.

Yo no soy muy buena cocinera, al menos de momento, pero curiosamente admiro a quienes lo son e incluso pregunto recetas como si las fuese a realizar ese mismo día, siento que aprendo mucho con todo ello: los ingredientes, los productos de donde provienen y su cuidado, e incluso valores.

En el documental de Huellas de elBulli , Ferrán Adrià dice: «¿tuvimos suerte nosotros con elBulli? No, nada de eso. Fue trabajo, nos esforzamos mucho más que el resto».

Fue trabajo su éxito, Adrià aparta la suerte, algo tan codiciado como la inspiración, pero que Picasso decía que cuando le llegase, «que me encuentre trabajando».

Todas y todos perseguiríamos el secreto del éxito de una negociación, seguramente quien lo tenga y lo ejerza con destreza, no lo luzca con insignia, y hasta conocerlo, la mejor receta es la del esfuerzo y el trabajo discreto y constante. A la vista está que da sus frutos.

Esta semana Extremadura cuenta con más fondos, con más recursos para que reduzcan las diferencias entre los diferentes niveles de desarrollo de las regiones, con prioridad a la consecución de una Europa más competitiva e inteligente así como para alcanzar una Europa más social e inclusiva.

Sigamos trabajando, negociando y recogiendo frutos.

Te puede interesar

Ir al contenido