Blanca Martín: «Nuestra fuerza es el acuerdo»

Estamos ante el gran reto global de nuestra generación. No es un tema menor, por tanto, pensar el futuro, imaginarlo y rehacerlo porque sí, será totalmente diferente a como lo habíamos planeado hasta hace unos meses.

Tenemos claro que una crisis de esta magnitud requiere soluciones a la altura de las circunstancias y quienes crean que todo se resume a una estadística demoscópica estarán cometiendo el peor error de sus vidas. No es tiempo de mezquindades. Es tiempo de acuerdos.

Acuerdos que pongan en el centro de las políticas la valía de lo público como muro de defensa contra cualquier amenaza que sufra nuestra sociedad. Acuerdos para trazar un marco realista de gasto e inversiones que distingan lo esencial de lo superfluo, lo nuclear de lo vano.

La sociedad, en su inmensa mayoría, está dando muestras de lo que espera de las fuerzas políticas. En el mundo de los bulos, de las noticias falsas y de las mentiras como argumento para desgastar al Estado -que no al gobierno-, la suma de voluntades individuales ha dado un paso al frente para defender lo que es de todas y de todos.

La sanidad pública, la investigación, las pautas laborales, el rendimiento en el trabajo, la educación adaptada al contexto y un sinfín de lo que antes eran conjeturas, deberán llevarse y consensuarse para que sean políticas de estado duraderas, firmes y constructoras de un modelo social que descanse en la responsabilidad de sus representantes y en la capacidad de sus líderes para flexibilizar sus posturas y llegar a acuerdos que no solamente nos hagan salir de esta crisis, sino y sobre todo, entrar en un tiempo de progreso con garantías de estar a la altura de las demandas que surjan.

En consecuencia, se trata de liderazgos sociales y de talentos individuales al servicio de nuestras sociedades. Se trata de minimizar los errores y de maximizar los aciertos que contribuyan a una civilización más humana, más sensible a la realidad del otro y menos vulnerable a los egoísmos jerárquicos porque, si algo aprendimos con esta pandemia, es el valor y la importancia de cada espacio, de cada trabajo, de cada aplauso.

Saldremos del confinamiento al que estamos sometidos, y saldremos más pronto que tarde si seguimos demostrando nuestra responsabilidad. El confinamiento físico será superado. El otro, el del insulto, el de la falsedad, el de la mentira, esperamos que, por el bien de nuestro país, también se supere porque no hay nada que nos fortalezca más que el acuerdo. El acuerdo para avanzar, unidos, contra lo que haga falta y a favor de cada una de nosotras, de cada uno de nosotros.

Te puede interesar

Eduardo Béjar: «La política como solución»

Eduardo Béjar: «La política como solución»

Joaquín Araújo en su último libro “Los árboles te enseñarán a ver el bosque” nos deleita con profundas reflexiones sobre la Natura, sobre cómo cuidar los bosques para que nos atalanten, para que nos den vida, un libro lleno de sentido, de poesía, de esperanza, pero...