Belén Fernández: ¿Qué son siete meses en la acción de un gobierno?

Belén Fernández es Diputada del PSOE por la provincia de Cáceres en el Congreso.

Si nos hubiéramos hecho esta pregunta el pasado 7 de enero probablemente hubiéramos pensado en un periodo de programación, germinación de ideas e inicio de la materialización de los compromisos adquiridos con la ciudadanía. Hoy, siete meses después, hemos descubierto que pueden ser una “eternidad” en la que, aquello que partía como previsible, se vuelve incierto, una prueba de superación en la que cada día se afrontan nuevos retos en el peor contexto de nuestra historia reciente.

Todo gobierno, cuando inicia su mandato, cuenta con un periodo de “gracia” en el que planifica y define sus características y prioridades: 100 días que marcan los primeros pasos en el recorrido de un proyecto político y que representan la primera impresión ante la sociedad sobre cómo y qué se pretende hacer. No ha sido así para nuestro Gobierno, no habían transcurrido esos 100 primeros días cuando nuestro país se tuvo que enfrentar a la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente para entonces España tenía Gobierno y, aunque la memoria es frágil, conviene recordar que tan sólo 100 días antes nuestro país vivía un bloqueo de gobernabilidad mantenido por fuerzas políticas que usan la patria de manera recurrente como un concepto de oportunidad para sus fines partidistas.

Las sociedades necesitan gobiernos fuertes que velen por el interés general y actúen con determinación para dar respuestas a las necesidades reales presentes con mirada de futuro, gobiernos que lideren una acción coordinada y participada para construir un proyecto de país en el que nadie se quede atrás. El Gobierno de España ha demostrado que volcarse en lo urgente es compatible con seguir avanzando en la agenda de transformaciones que conforman nuestros compromisos electorales y el acuerdo del gobierno de coalición, siempre desde los valores progresistas que inspiran una acción de gobierno que pone en el centro a las personas.

Los hechos son incuestionables y ahí están a pesar de la confusión, la crispación y la desinformación propiciada por la oposición más desleal de Europa y que está suponiendo un hándicap más en la salida de la crisis sanitaria y socioeconómica. Siete meses en los que la lucha contra la pandemia ha movilizado el mayor número de recursos de nuestra historia con el único objetivo de salvar vidas y salvar empleos, creando un escudo social para proteger a 5 millones de trabajadores por cuenta ajena y autónomos, siete meses en el que el liderazgo de España en Europa se ha consolidado, tras años de inexistencia, jugando un papel determinante en la negociación del Fondo de Recuperación aprobado en la UE, con 140.000 millones de euros para hacer de nuestra economía una economía moderna y sostenible entorno a unos ejes de desarrollo que ya contemplábamos en nuestra agenda de transformaciones: Transición Ecológica, Avance Digital, Cohesión Social y refuerzo de nuestras políticas públicas, y Plena Igualdad. En este sentido, el Gobierno no ha dejado de impulsar la línea de reformas que tenemos por delante: subida del SMI, la creación de un Ingreso Mínimo Vital, el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, la Estrategia Digital 2025 o el avance en la definición de un modelo de reindustrialización moderna que evite la deslocalización. Todas ellas definen un modelo de desarrollo que abre una ventana de oportunidad absolutamente alineada con la realidad de Extremadura.

España es diversa y plural, esa realidad nos enriquece y debe verse representada en el proyecto de país al que aspiramos, por eso es fundamental la cooperación entre instituciones y entre territorios. Bajo esta premisa la cooperación multilateral ha ganado peso en la acción política del gobierno nacional, haciendo de las Conferencias de Presidentes Autonómicos y de la FEMP espacios determinantes en la toma de decisiones para integrar las diferentes singularidades que presentan nuestras CC.AA. y Ayuntamientos.

Sólo siete meses, y en medio de una pandemia, el gobierno progresista de coalición está dando los pasos hacia la modernización de un país, el nuestro, que se mantenía varado en el pasado y en el negacionismo de su realidad diversa, plural, igualitaria y global, que no gusta a quienes agitan, polarizan, promueven la desinformación y cuestionan los principales valores democráticos, pero que son los pilares de nuestra sociedad e instituciones, los de una España decidida y dispuesta a salir más fuerte y caminar hacia una sociedad más sostenible, justa e igualitaria.

Te puede interesar

Eduardo Béjar: «La política como solución»

Eduardo Béjar: «La política como solución»

Joaquín Araújo en su último libro “Los árboles te enseñarán a ver el bosque” nos deleita con profundas reflexiones sobre la Natura, sobre cómo cuidar los bosques para que nos atalanten, para que nos den vida, un libro lleno de sentido, de poesía, de esperanza, pero...

Santos Jorna: «Circular»

Santos Jorna: «Circular»

Circular: “dícese de la economía que pretende que el valor de los productos, materiales y recursos se mantengan en la economía el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos, tratando a su vez que estos residuos puedan convertirse de...

Santos Jorna: «Verde»

Santos Jorna: «Verde»

Verde: dícese de la Economía que  produce bajas emisiones de carbono, usa los recursos eficientemente y es socialmente incluyente. “Aquella economía que da lugar al mejoramiento del bienestar humano e igualdad social, mientras se reducen significativamente los riesgos...